Posturas de la mujer encima

Estas posturas permiten, por un lado, que la mujer desempeña un papel más activo en el acto sexual y por otro satisfacen la necesidad que a veces tiene el hombre de desempeñar un papel más pasivo. La mujer es la que elige la velocidad y el tipo de movimiento que le resulten más satisfactorios y la profundidad de la penetración.

El Misionero: La mujer puede subir y bajar sobre el pene de su pareja para llegar al orgasmo. Si se mueve hacia adelante y hacia atrás, se producirá fricción en las paredes vaginales y en el clítoris.

misionero

De rodillas: Levantándose y apoyándose sobre las rodillas, la mujer consigue que las sensaciones sean distintas para ambos.

de rodillas

Sentada dando la espalda: De espaldas a tu compañero, a una mujer le resulta más fácil tener fantasías sobre lo que está haciendo y con quien. Puede moverse hacia atrás y hacia adelante con facilidad y también puede estimularse con la mano si lo desea. Algunos hombres les excita la visión de la parte baja de la espalda y esta postura les permite gozar de ello.

sentada dando la espalda

Par de tenazas: Con las piernas dobladas, la mujer se sienta a horcajadas sobre el hombre y de cara a el, que esta tumbado de espaldas. Se mete el pene, lo oprime repetitivamente con los músculos de la vagina y lo retiene durante largo rato. La penetración es profunda. Esta es tal vez la más práctica de las posturas en las que la mujer está encima.

par de tenazas

Postura de la rana: Si la mujer se tumba con las piernas sobre las de su compañero, podrá utilizar los pies y las manos para subir y bajar. Tendrá libertad total de movimientos mientras que el hombre permanece pasivo.

postura de la rana

El columpio: El hombre esta tumbado y con la espalda arqueada, pero esto solo es posible si tiene una espalda fuerte. Lo será más practico tumbarse completamente mientras ella gira.

columpio

Tumbada encima: Las regiones púbicas de ambos están perfectamente alineadas y ella puede moverse de un lado a otro o hacia adelante y hacia atrás para intensificar la excitacion.

tumbada encima

Entre sus piernasAquí, el pene del hombre está estrechamente comprimido entre los muslos de su compañera, lo cual le resultara muy placentero. Aunque la mujer no pude moverse libremente, el pene estimulara su clítoris. Esta es una buena postura para mantener después de la eyaculación porque es cómoda e íntima y permite que la pareja se bese y se acaricie.

entre sus piernas