Posturas de Rodilla

Se suele llegar a estas posturas a partir de las posturas de pie, sentadas o la del hombre arriba y constituye una buena variación en el ritmo y las sensaciones

El hombre de rodillas y la mujer apoyada sobre una mano: Aunque es una postura muy fácil de adoptar, suele resultar difícil mantenerla mucho tiempo. Utilízala como postura de transición entre una postura sentada y la postura del hombre arriba. Este debe encarar a su compañera e introducir el pene en la vagina. Una vez dentro, deberá levantarla por las nalgas de forma que sostenga todo el peso de ella con los brazos y las rodillas.

mujer apoyada sobre una mano

Con las nalgas elevadas: La mujer se tumba boca arriba y pasa las piernas alrededor del torso de su compañero mientras este penetra. Él la toma por los costados para levantarla y cambiar el ángulo y la profundidad de la penetración.

nalgas elevadas

En cunclillas: Aquí la mujer es la que controla porque al hombre le resulta muy difícil empujar. Si la mujer tiene los músculos de las piernas fuertes, puede moverse hacia arriba y hacia abajo sobre el pene, aunque lo más probable es que no aguante mucho rato.

cucluillas

Con la espalda arqueada: Este es otra postura en la que el hombre puede empujar profundamente. La mujer arquea su cuerpo y le ofrece la vagina para ser penetrada, o él puede penetrarla primero y sostenerla por las nalgas para que levante los muslos. Entonces podrá moverla hacia arriba y hacia abajo. Es una postura muy excitante pero, para poder mantenerla, la mujer tiene que ser muy flexible.

espalda arqueada

Con los cuerpos paralelosAmbos tienen que arrodillarse sobre una superficie blanda. La mujer se desliza hacia adelante, abriendo los muslos, para sentarse sobre el regazo de su compañero. Él puede moverse debajo de ella durante la penetración. En esta postura la estimulación genital es escasa, pero es buena para un contacto intimó de la parte superior del cuerpo.

cuerpos paralelos